Referencias Historicas

Biografía del Obispo Palafox

 

Juan de Palafox nació el 24 de junio de 1600 en Fitero (Navarra). Fue hijo ilegítimo de Jaime de Palafox y Rebolledo, más tarde segundo marqués de Ariza, y Ana de Casanate y Espés, viuda de noble estirpe, que mantuvo oculto su embarazo y, llegado el momento del parto, se retiró a los Baños de Fitero. Nacido el niño, la madre encargó a una criada que se deshiciera de él. La criada se dirigió al río con la intención de arrojarlo a sus aguas cuando fue descubierta por el guardián de los Baños, Pedro Navarro, quien se hizo cargo de la criatura hasta que en 1609, su padre le reconoció y pasó a vivir a su casa, donde recibió una esmerada instrucción.

De regreso a Ariza tras cursar estudios en diferentes ciudades, su padre le encomendó el gobierno del marquesado (1620-1626). En 1626 acudió a las Cortes de Aragón donde conoció al conde duque de Olivares, que le ofreció el cargo de fiscal del Consejo de Guerra (1627), por lo que se instaló en Madrid. En 1628 fue nombrado tesorero de la catedral de Tarazona y fiscal del Consejo de Indias. En 1629 fue ordenado sacerdote y nombrado visitador del monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. Entre diciembre de 1629 y septiembre de 1631, por encargo del rey Felipe IV, realizó un viaje por Europa en el que cumplió varias misiones diplomáticas, entre ellas acompañar a la infanta María de Austria (de quien era capellán y limosnero mayor por designación real) para casarse en Viena con el rey de Hungría, después emperador, Fernando III. En 1632 fue nombrado consejero del Consejo de Indias.

Palafox en América

En 1639, el rey determinó que había que poner orden en el gobierno de Nueva España y nombró a Palafox visitador y juez de residencia. En ese momento estaba vacante el obispado de Puebla de los Ángeles, para el que fue designado también Palafox. Fue consagrado obispo el 27 de diciembre de 1639 y llegó a América en junio de 1640. El papa Inocencio X escribió sobre Palafox: “Conozco a Don Juan de Palafox y Mendoza desde que estuve de Nuncio en España, y le tengo por hombre de tanto valor y virtud, que si él no pone en orden el gobierno de su Iglesia en América, no habrá obispo que lo haga”.

Como obispo de Puebla su labor fue ingente. Visitó todos los rincones de la espaciosa Diócesis, propició una profunda reforma del clero y de los conventos, veló por el decoro litúrgico, todo ello dentro de las prescripciones del Concilio de Trento, escribió numerosas cartas pastorales, destacó en su defensa de los derechos de los indios, desplegó una fecunda labor educativa y cultural (tan sólo la biblioteca palafoxiana de Puebla justificaría toda una vida), promovió la construcción de numerosos templos y retablos, amén de la propia catedral de Puebla que él mismo consagró el 18 de abril de 1649. La negativa de las órdenes religiosas, especialmente jesuitas, a pagar los diezmos necesarios para el sostenimiento del clero diocesano y a solicitar las licencias episcopales para predicar y confesar, le supuso enorme quebraderos de cabeza en su defensa de la jurisdicción episcopal. En una carta remitida al papa Inocencio X el 8 de enero de 1649, Palafox informó sobre el comportamiento en estos asuntos de ciertos jesuitas.

Su labor civil pasó por poner orden en la penosa situación que se encontró: corrupción política, nepotismo administrativo, fuertes cargas impositivas que perjudicaban a indios y españoles pobres, contrabando,… A cada uno de estos abusos se enfrentó enérgicamente Palafox. Con el aplauso general y el odio de los poderosos afectados, saneó la Hacienda, arrestó a muchos corruptos, limpió de parásitos la administración, liberó presos injustamente encarcelados y ordenó el pago de salarios dignos a maestros y empleados públicos. Su ideario político se basó en la integridad, el servicio a los administrados, la búsqueda de la justicia y la lealtad.

Satisfecho de su labor política, el rey Felipe IV le nombró virrey (cargo que desempeñó del 9 junio al 23 de noviembre de 1642), presidente de la Real Audiencia, gobernador y capitán general de Nueva España. Su gestión al frente del virreinato en estos escasos seis meses fue espectacular: hizo proteger el puerto de Veracruz, revitalizó las milicias y construyó fortificaciones costeras; su antecesor, el virrey Escalona, había dejado vacías las arcas reales, Palafox ingresó, en ese medio año, 700.000 pesos sin imponer nuevos tributos, controlando la recaudación y la rectitud de los funcionarios regios; la alhóndiga estaba vacía de grano de maíz por la carestía del producto, Palafox la llenó; los ricos acaparaban el agua para sus jardines de recreo dejando secos los campos, Palafox hizo que el agua fuera para todos; obligó a rebajar los precios de los productos de uso y consumo de las gentes del común, prohibiendo a los alcaldes enriquecerse con el género y mejoró la seguridad y el orden público limpiando el país de salteadores y bandoleros. En 1643 fue nombrado arzobispo de Méjico (obispado al que renunció para quedarse en Puebla).

En la Corte madrileña la caída en desgracia de su gran protector, el conde duque de Olivares, y las intrigas de personajes perjudicados por sus decisiones consiguieron hacer declinar su estrella. Felipe IV, oyendo el consejo de sus detractores, ordenó entonces que Palafox regresara a la península. El obispo obedeció la orden con tristeza, apesadumbrado por tener que dejar Puebla. Para el viaje de regreso tuvo que pedir dinero prestado, porque todo lo había dado a los pobres y empleado en obras sagradas, cuando lo usual era volver de las Américas rico, y más tras el desempeño de cargos tan relevantes. De regreso a la Corte, fue nombrado miembro del Consejo de Aragón en 1653. Ese año contribuyó decisivamente en la puesta en marcha de la Escuela de Cristo.

Obispo de Osma

En 1653 fue nombrado obispo de Osma por el rey Felipe IV. Hizo su entrada en la villa episcopal de El Burgo de Osma el 7 de marzo de 1654. El asunto que mayor notoriedad alcanzó fuera de la Diócesis y que Palafox afrontó siendo obispo de Osma fue su posición de defensa de la inmunidad eclesiástica ante la demanda de tributos por parte de la Corona, lo que le valió una agria respuesta del rey Felipe IV: “Habéis faltado a las obligaciones de Ministro y de Prelado… Acordaos que cuando vinisteis a España hallasteis quieto el Estado Eclesiástico, y de lo que por vuestro proceder se inquietó en las Indias. Moderad lo ardiente de su celo; que, de no hacerlo, se pondrá el remedio conveniente”.

En la Diócesis oxomense, como en Puebla, Palafox se preocupó por elevar el nivel espiritual de los diocesanos, realizó intensas y extensas visitas pastorales, se volcó en el auxilio de los pobres, buscó ardientemente la justicia, mostrando una inusual capacidad de trabajo y una fecunda producción literaria. Entres sus escritos, tanto en su etapa americana como peninsular, destacan Varón de deseos, Historia real sagrada, El pastor de Nochebuena, La trompeta de Ezequiel o Naturaleza y virtudes del indio,  por citar sólo unos pocos ejemplos.

La vida interior de Palafox destacó por su intensidad y frecuencia en la oración y la severa mortificación. Fervoroso devoto de la Virgen, difundió el rezo del rosario. Proclive a la reclusión monástica, el convento del Carmen de la villa fue lugar de recogimiento frecuente. Su vida de pobreza, a pesar de los altos cargos que ocupó y de los que hubiera podido lucrarse fácilmente, quedó patente en la redacción de su testamento en el que tuvo que pedir al Cabildo de la Catedral “que de limosna me entierren, pues soy pobre y como pobre deseo morir”. Murió en el palacio episcopal de El Burgo de Osma el 1 de octubre de 1659 con fama de santidad. Conforme a sus disposiciones testamentarias del 19 de junio de 1659, Palafox fue enterrado en la catedral de El Burgo: “Es mi voluntad  que si muero en la Villa del Burgo, sea enterrado en la Catedral, que estoy sirviendo”.

Al poco de morir, no pocas casas particulares de El Burgo tenían cuadros o estampas de Palafox que servían de objeto de culto personal. En su visita a España a los pocos meses del fallecimiento de Palafox, el limosnero de la reina de Francia María Teresa de Austria, monseñor Pelicot, escribía: “Habiendo muerto tan gran varón el 1 de octubre del año pasado, no oíamos otra cosa, durante nuestro viaje, sino los gemidos y lamentaciones con que toda España lloraba su pérdida. Hablábase de ésta como de la mayor desgracia que pudo acaecer a aquel reino, y el Arzobispo de Burgos, me aseguró que hacía mucho tiempo no se había visto un hombre tan apostólico, ni un Prelado tan perfecto”. El patriarca de las Indias, en su visita a la catedral el 28 de octubre de 1679 acompañando al rey Carlos II, arrodillado ante el sepulcro de Palafox exclamó: “Está aquí el mayor hombre del mundo”.